Primera generación de torres aún está en gestación

Desarrolladores aguardan a que despierte el interés entre la población en este tipo de edificaciones como alternativa de vivienda.

Por Karen Retana

kretana@inversioninmobiliariacr.com


Nicaragua aún está lejos de ser el hogar de los rascacielos. De hecho, es el país menos desarrollado en cuanto a edificaciones residenciales en altura.

Las únicas estructuras verticales, de los pocos que posee, son de índole corporativo y apenas suman unos 15, siendo el edificio del Banco de América el más alto, con 70 metros.

Una serie de limitantes restringen la construcción nicaragüense en altura, entre ellas la aversión de un segmento relevante de la población a vivir en este tipo de opción de vivienda al ser un país altamente sísmico, la carente oferta y; además, la necesidad del sector de aplicar normativas para la edificación de proyectos antisísmicos.

Carlos Fernández, presidente de la Asociación Nicaragüense de Ingenieros y de Arquitectos, sostuvo que la construcción vertical se ha enfocado más en oficinas, debido a que en este segmento la demanda es más alta, principalmente entre empresas multinacionales e instituciones internacionales, que buscan este tipo de obras para establecer sus operaciones.

Sin embargo, este año, el sector de la construcción se ha propuesto iniciar un proceso para revertir esta realidad y con ello no sólo dinamizar la construcción de oficinas verticales, sino también de obra residencial.

Actualmente, existen solicitudes aprobadas para la construcción de edificios de 20 pisos y 30 solicitudes para torres de 30 pisos, muchos de ellos mixtos, señalaron en la Alcaldía de Managua.

Lea también: Urbanizadores nicaragüenses prevén colocar entre 6,000 y 8,000 casas en 2018

Zonas como la ubicada en la Carretera a Masaya están tomando impulso para la construcción de proyectos residenciales dirigidos a estratos económicos medios y altos. En esta ubicación, el precio va desde $100 hasta $300 la vara cuadrada (0,6 m2). Igualmente, en la zona costera, como en San Juan del Sur, se están desarrollando proyectos de este tipo dirigidos a extranjeros o nacionales de estratos económicos altos.
Según Héctor Lacayo, presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua, se pretende iniciar también el desarrollo de condominios que permitan el aprovechamiento del terreno con edificios de cuatro pisos.

No obstante, reconoció como vital realizar una serie de estrategias de mercadeo orientadas a persuadir a la población, en especial a las nuevas generaciones, para que apuesten por este estilo de vida en altura.

Pese a que tradicionalmente la oferta de vivienda nicaragüense es unifamiliar, Lacayo se muestra optimista, pues la cámara que dirige está trabajando en una nueva Ley de Condominios, mucho más moderna en cuanto a temas de administración. Por otro lado, en materia de crédito, están planteando un proyecto para aumentar el acceso a crédito para personas cuyos ingresos no son demostrables ante la banca privada.

"Lo importante para nosotros es irnos (con la construcción de altura) más hacia el centro de Managua, promover edificios multifamiliares, para que la familia pueda estar más cerca del trabajo, de hospitales, colegios, universidades y de los diferentes sub-centros de comercio que tiene la ciudad. En Nicaragua ya la familia prefiere lo céntrico por la movilidad y cercanía, ya no tenemos la barrera del patio. En el país, por ejemplo, hay 16 nuevos edificios de oficina, en Managua, y casi todos están contratados. Para el próximo año, hay el interés de seis nuevos proyectos, que serían edificios de viviendas."indicó Héctor Lacayo, presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua.

Nicaragua tiene a su favor un comportamiento positivo en cuanto a su crecimiento económico, lo que contribuye en materia de atracción de inversiones. La expectativa para este año es que cerrará con un aumento del 7,6%.

Como parte de los esfuerzos que empiezan a surgir en Nicaragua figura el II Congreso Nicaragüense de Ingeniería Sísmica, “Apostando al Crecimiento Vertical”, evento que se realizó en noviembre pasado con la finalidad de ser marco de referencia para la capacitación del sector en cuanto a diseño sísmico de edificios, normativas, entre otros temas.

Rodrigo Pereira, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, sostuvo que esta iniciativa tuvo como premisa mostrar las metodologías para mejorar la construcción del país tanto en cuanto a seguridad como calidad.

Para el jerarca del sector, el país debe apuntar por la densificación, pero de forma planificada. Lo positivo es que, en la consecución de este objetivo, el sector privado no está sólo, pues existe el interés del sector público para dinamizarlo.

"Tenemos que empezar a hacer mejor las cosas. Como sector privado ese es el llamado que hacemos, porque muchos inversionistas vienen al país y lo que buscan es el ahorro, cuando no podemos escatimar esfuerzos ni ahorros a la hora de construir porque en los edificios habitan personas, hay vidas humanas."agregó Rodrigo Pereira, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción.

Actualmente, existe un Plan Maestro de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Managua, que contempla la edificación de torres y que fue posible gracias a asistencia de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón.

Dicho plan detalla zonas de alto potencial en la capital para el desarrollo en altura como lo son las pistas Juan Pablo II y Suburbana y en el kilómetro 7 de la carretera a Masaya. Además, de la mano de las iniciativas en pro de los rascacielos, surge a su vez la convicción de empezar a controlar la construcción horizontal para reducir el impacto que este tipo de obras genera en materia urbana y ambiental.

Sin embargo, los constructores reconocen que por momento el área de construcción en el segmento residencial se encuentra a la baja desde el año pasado, cuando disminuyó a 1.425.179 m2.

Según el Informe de Construcción Privada del Banco Central de Nicaragua (BCN), en el segundo trimestre de este año las áreas de construcción privada crecieron a nivel nacional en promedio 1,7% en relación con igual período del año pasado, pero se registró disminuciones en las edificaciones residenciales 9,5%.

Según los desarrolladores esto obedece a los trámites para permisos de construcción y limitantes en áreas destinadas al desarrollo inmobiliario.

Carlos Melhado, gerente de país de la firma Spectrum en Nicaragua, -la cual está desarrollando un proyecto habitacional en dicho destino-, señaló los tiempos de espera como una de las principales limitantes, que incluso pueden alcanzar un periodo de hasta año y medio.

Share this article

¿Quiénes somos?

Única revista especializada que ofrece información contundente, de forma bimensual, sobre la industria inmobiliaria tanto local como regional.

El principal objetivo es promover al sector mediante una propuesta diferente, difundiendo contenido relevante, siempre con una visión especializada acerca de la cadena de valor al público inversionista del más alto nivel.

+ Información

Contacto

Departamento Comercial:


Emailinfo@inversioninmobiliariacr.com

Teléfono506 2505 5403

FacebookInversión Inmobiliaria

DirecciónDe la rotonda de Multiplaza, 600mts al oeste, mano izquierda Edificio VMG, Guachipelín de Escazú, Costa Rica.

 

Artículos recientes

Boletín

Suscríbase a nuestro boletín informativo y reciba las más recientes noticias del mercado inmobiliario.