Problemas fiscales ponen presión al sector construcción de la región

Guatemala, El Salvador y Honduras enfrentan una crisis migratoria que podría afectar las decisiones de inversión extranjera.

Nicaragua vive una crisis política y social que tiene paralizada su economía, mientras que Costa Rica afronta una situación fiscal crítica, ambos países tendrán un 2019 complicado para el sector inmobiliario.

Por Angélica Zamora
azamora@inversioninmobiliariacr.com


La situación fiscal actual de la región de Centroamérica muestra balances deficitarios a nivel general, sin embargo, la situación fiscal de Costa Rica es la más crítica de todos los países. Al mes de agosto anterior, en El Salvador, Guatemala, Honduras y Panamá, se registraron déficits a nivel de gobierno central entre los $27,5 millones hasta los $438,7 millones, mientras que Costa Rica alcanzó, para el mismo mes $2.296,4 millones, cifras que muestran fragilidad fiscal tica.

Un informe de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano (SECMCA), indica que los gobiernos de la región enfrentan importantes rigideces en sus gastos públicos, ya sea por una naturaleza legal u operativa, ocasionando una mayor inclinación hacia déficits crónicos en sus finanzas públicas y a posteriores reformas fiscales que resultan ser lentas, costosas y complejas.

La experiencia reciente indica que al observarse déficits fiscales recurrentes y crecientes en un estado, tienden a registrase aumentos en las tasas de interés, mayor inflación, caída de los precios de mercado de los títulos del gobierno, contracción de crédito al sector privado, aumento de la mora crediticia, y finalmente la posibilidad de mayor depreciación del tipo de cambio, en especial en una situación de déficits gemelos (déficit fiscal y de la balanza comercial).explica Wilfredo Díaz, economista

Bajo este contexto, los proyectos de inversión tienden a reducirse y los gastos de los hogares se reconfiguran y hay más dificultades para acceder al crédito. Por lo tanto, “se esperaría que la región a excepción de Costa Rica y Nicaragua, no registre afectaciones en la actividad productiva debido a razones fiscales, en específico no se observan factores relevantes en estos países que generen disrupción en el sector inmobiliario y en la construcción en general, se esperaría más bien que se mantenga un ritmo de crecimiento normal, sin sobresaltos tanto para el año 2018 como para el 2019, en cuanto a los flujos de inversión y crédito hacia este sector” dice Díaz.

Para el economista Melvin Garita, la estabilidad fiscal es un bastión fundamental de la competitividad de un país y junto a la estabilidad monetaria, constituyen el punto de partida desde donde las personas y las empresas inician sus planes de inversión, lo que potencia el crecimiento económico, la generación de empleo y la reducción de la pobreza. “La delicada situación de las finanzas públicas hace que en varios países de la región ese círculo de inversión, no funcione a su potencial, generando un entorno negativo para el desarrollo de planes de inversión, incluida la inmobiliaria”.

Por ello es importante analizar las particularidades que vive cada país de la región y que pueden afectar e influir en las decisiones de inversión de los próximos meses.

Lea también: 2019 será un año retador para el sector inmobiliario


Agitación política

Guatemala está marcada por la difícil situación política que atraviesa el Gobierno y sus instituciones que han detonado protestas civiles y aumento en la migración hacia los Estados Unidos. La agencia calificadora Fith Rating manifestó su preocupación por la crisis política, la reducción en la dinámica económica, la débil inversión pública, así como el nivel de ingresos públicos que es de los más bajos de los países que estudian.

Por ello, no es raro que el Banco de Guatemala haya reducido la estimación de crecimiento económico del 2018 a entre 2,8% y 3,2%. Otros factores que afectan la economía guatemalteca es la reducción de los precios de algunos productos de exportación, la contracción del consumo por menor entrada de remesas y una menor ejecución de gasto público.

Estos factores no han impactado del todo las inversiones inmobiliarias, ya que en 2018 se autorizaron más de 2,6 millones de m², según datos de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC). Sin embargo, la inestabilidad política es un punto de preocupación para el sector construcción, en especial si se estanca la inversión pública y las personas posponen sus decisiones de compra de vivienda.

Datos de la CGC indican que en 2017, la industria constructiva aportó un 3% al Producto Interno Bruto, además, generó 354.000 empleos y le inyectó en promedio $124 millones mensuales a la economía.


Éxodo de migrantes

A pesar de que Honduras enfrenta complicaciones políticas, económicas y sociales, que han provocado una compleja crisis migratoria empujando a miles de personas a organizar caravanas para migrar hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades, se prevé que la inversión en el sector construcción crezca entre 4% y 6% este año, según la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción.

El mayor impulso vendrá de la construcción de vivienda social que desarrollará cerca de 10.000 casas este 2018. Datos del Banco Central de Honduras muestran que la industria de la construcción creció 5,3% en el primer trimestre de este año, generando más de 200.000 puestos de trabajo. Los sectores donde la construcción ha tenido un mayor auge son vivienda con 56,4%, comercial 22,1%, servicios 17,8%, e industrial 3,7%.

Por su parte, el Colegio Hondureño de Economistas, señaló que el Gobierno enfrenta el reto de cerrar el año con el déficit fiscal más bajo posible y así evitar un fuerte endeudamiento. Se espera que el 2018 cierre con un déficit del 2%.


Inseguridad, la piedra en el zapato

Aunque El Salvador este año registró los ingresos tributarios más altos desde 2008, estos no lograron absorber el incremento en el gasto público, por lo que el déficit fiscal se triplicó en el primer semestre de este año y alcanzó el nivel más alto desde 2015, según las estadísticas del Ministerio de Hacienda.

Además del aumento en el gasto, el peso de las pensiones en las finanzas públicas ayudó al alza del déficit. Mientras que, según el Banco Mundial, la economía de El Salvador crecerá 2,8% este año.

Por su parte, el sector inmobiliario ha mostrado buenos resultados. La Cámara Salvadoreña de la Construcción (Casalco) se fijó como meta para 2018 un crecimiento del 3%, con unos 160 proyectos de construcción, entre públicos y privados, comerciales y residenciales, así como proyectos de energía solar. Este crecimiento proyectado es muy positivo tomando en cuenta que en 2014 el sector construcción cayó a -10,5 %, siendo uno de sus peores años.

La inseguridad sigue siendo uno de los factores principales que obstaculizan el crecimiento de la construcción y de la economía en general y uno de los detonantes de la crisis migratoria. De acuerdo con Casalco la inseguridad frena a muchas inversiones locales y no es atractiva para la inversión extranjera directa.


Crisis política y social

En el caso de Nicaragua, la situación coyuntural respecto a su política interna está afectando a toda su economía, por lo tanto, se esperaría que la actividad productiva como un todo se reduzca drásticamente en el 2018 y posiblemente durante el 2019. El déficit este año será de $365,5 millones, según el Ministerio de Hacienda, y la actividad económica se contraerá un 4%.

La crisis política y social en Nicaragua arrancó en abril de este año y ha provocado una caída en actividad económica y ha provocado que el sector de bienes raíces se esté quedando sin inquilinos de espacios corporativos y residenciales. Mientras que en el mes de julio se acentuó la caída de las importaciones de productos que demandan las constructoras en más de 50% y se perdieron cerca de 7.400 empleos formales entre abril y junio, según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Según el Índice Mensual de Actividades Económicas (IMAE) del BCN, la construcción fue la segunda actividad con mayor contracción en julio de este año. Ese sector registró un decrecimiento de 27%.

La agencia Fitch prevé que la economía nicaragüense se desacelere entre 2018 y 2019, además, prevé una confianza menor del consumidor, menor inversión extranjera directa privada y una reducción del presupuesto para inversión en la infraestructura pública que podría enfriar la demanda doméstica, mientras que la economía enfrenta retos debido a precios más altos de importación de la gasolina, el fin del apoyo económico venezolano, y un clima de inversión incierto.


Finanzas en crisis

“Costa Rica, al no tener aprobada una reforma fiscal que permita subsanar el déficit creciente en sus finanzas públicas, se esperaría que presente desaceleración del crédito, mayor riesgo cambiario y tasas de interés más altas, lo cual afectaría primordialmente al sector inmobiliario y de la construcción posiblemente hasta parte del año 2019, dependiendo de la velocidad con la que se pueda generar un ajuste en las finanzas públicas. El efeto fiscal también podría generar mayor presión sobre el sistema financiero, debido al aumento de la mora crediticia por mayores costos por tasas de interés más altas, que, sumado a la depreciación del colón, generaría en los hogares costarricenses contención en sus decisiones de inversión, en específico en cuanto a bienes raíces”, explica Díaz.

El déficit fiscal acumulado entre enero y octubre fue de 5,09% del PIB, por lo que la Cámara Costarricense de la Construcción ha pedido la aprobación del proyecto Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que ayudaría a corregir ese problema y evitaría una crisis en diversos sectores económicos.

Además, la situación fiscal ha producido un alza en los costos de la construcción y ha sembrado incertidumbre en los inversionistas, que ahora deben de analizar con mucho cuidado sus decisiones de mediano y largo plazo. Lo anterior se pone en evidencia cuando la calificadora de riesgo Fitch puso en “observación negativa” la calificación de Costa Rica, por la situación financiera actual.

A pesar del panorama actual, el sector construcción es la industria que ha presentado una mayor tendencia de crecimiento en lo que va del año 2018, específicamente entre marzo y setiembre.

En el 2018 se tramitaron cerca de 6,7 millones de m² para la construcción, un 0,26% más que en 2017, y el último informe económico de la Cámara de la Construcción dice que en 2018, el PIB de la construcción crecerá un 4,7%, para el siguiente año prevén una desaceleración en la actividad hasta llegar al 3,2%.

Caen inversiones

Por su parte, Panamá parece haberse alejado del segmento de lujo, para dar paso a soluciones de vivienda de máximo $200.000. La Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), indicó que el primer semestre de este año, la inversión en los permisos de construcción cayó un 53% en la ciudad capital, las cifras indican que se invirtieron solo $452,5 millones en diversas obras.

Cifras de la Contraloría General de la República indican que de enero a julio los permisos de construcción cayeron un 39,4%, en comparación con el mismo periodo de 2017. Mientras que datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, muestran que en los tres primeros meses de este año se construyeron 574.657 m² entre obras residenciales y no residenciales, un 48% menos que en el mismo período del año anterior.

A pesar de que el país canalero ha gozado por varios años de cifras de crecimiento bastante buenas, este año se prevé una desaceleración en la actividad económica de 4,5%, según Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

El desarrollo económico de Panamá se ve impactado por estar en un año preelectoral que genera incertidumbre, así como el aumento en el precio del petróleo y el incremento en las tasas de interés, por mencionar algunos factores. Para el 2019, se espera que el crecimiento de la economía panameña esté cerca de un 5%.

También es importante señalar que el comportamiento de la economía está impactando a otros indicadores, por ejemplo, la inversión extranjera cayó en un 17%, lo que representa $1.098,5 millones al primer trimestre del año.


Expectativa de crecimiento de la región

Según el Banco Mundial, la economía de la región centroamericana se comportará de la siguiente manera:

Facilidad para hacer negocios

Así están los países de la región para hacer negocios, según el ranking de Doing Business 2019.

Trámites de construcción

¿Cuál es la posición de los países de la región en tramitación de los permisos de construcción según el ranking mundial de Doing Business del Banco Mundial 2019?.

Eficiencia en construcción

De acuerdo con el ranking del Doing Business, así están los países de la región en tramitología en la construcción.


© 2019. Revista Inversión Inmobiliaria SRL. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción parcial o total.

Share this article

¿Quiénes somos?

Única revista especializada que ofrece información contundente, de forma bimensual, sobre la industria inmobiliaria tanto local como regional.

El principal objetivo es promover al sector mediante una propuesta diferente, difundiendo contenido relevante, siempre con una visión especializada acerca de la cadena de valor al público inversionista del más alto nivel.

+ Información

Contacto

Departamento Comercial:


Emailinfo@inversioninmobiliariacr.com

Teléfono506 2505 5403

FacebookInversión Inmobiliaria

DirecciónDe la rotonda de Multiplaza, 600mts al oeste, mano izquierda Edificio VMG, Guachipelín de Escazú, Costa Rica.

 

Artículos recientes

Suscríbase

¡No se pierda ninguna edición de INversión INmobiliaria! Reciba la versión digital y/o impresa de la revista. Encuentre en cada edición artículos únicos y el mejor análisis. ¡Manténgase informado con la única revista para el profesional e inversionista inmobiliario!

Suscríbase

 


Reciba todas las semanas las noticias y artículos más relevantes de Centroamérica y el mundo

Boletín Informativo